Homicidio o legítima defensa?

hombre disparandoSegún el Histórico de Noticias de la Suprema Corte de Justicia el Juez de Paz Departamental de Río Branco, Dr. Juan B. Ciganda, actuando en subrogación al frente del Juzgado Letrado de dicha localidad, procesó con prisión a una persona que disparó sobre otras dos por la espalda cuando al parecer pretendían hurtar en su domicilio. Dos jóvenes de  15 y 18 años golpearon en una casa y luego forcejearon la reja de la puerta del frente, así como una ventana. Después derribaron una portera lateral e ingresaron por un corredor hacia el patio de la vivienda.

El procesado declaró que estaba en su dormitorio cuando sintió ruidos y salió al frente de su casa advirtiendo que intentaban robarle gallinas y agregó que uno de ellos lo amenazó, por lo que volvió al interior y tomó su rifle, disparando al aire y efectuando otros disparos al frente, sin certeza sobre la dirección de los mismos. Sin embargo el Juez no sólo no encontró pruebas que corroboraran la versión del imputado sino que por el contrario las pruebas halladas lo llevaron a concluir que “disparó indiscriminadamente y a mansalva” contra los invasores, “acribillándolos, con resultado muerte para uno y lesión grave para el otro”.

En nuestro artículo sobre Legítima defensa analizábamos el alcance del art. 26 del Código Penal que regula la legítima defensa como causa de justificación eximiendo de responsabilidad al autor, por conductas que en otra situación serían sancionadas penalmente. Para que exista legítima defensa deben concurrir tres elementos: una acción violenta e ilegítima, una defensa proporcional a la agresión y la falta de provocación. Si bien se presume que estas tres circunstancias concurren en el caso de quien defiende la entrada de la casa o sus dependencias empleando violencia contra el individuo extraño que es sorprendido dentro de ella,  advertíamos que hay que tener mucho cuidado con esta disposición. La norma no nos otorga derecho a emplear cualquier tipo de defensa, ya que los elementos relacionados configuran sólo una presunción que puede caer cuando las pruebas acreditan lo contrario. Si la defensa no es proporcional a la agresión puede ocurrir lo que sucedió en Río Branco donde el Juez expresamente manifiestó que: “lo ocurrido es de carácter totalmente desproporcionado…” y procesó al autor de los disparos por un delito de homicidio en reiteración real con un delito de lesiones graves.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s